16 de marzo de 2010

No sé si tiene un nombre la fuerza de voluntad.


Me quedaría aquí todo el día. Todos los días con sus noches. Tirada en mi cama o sentada en el sofá doliéndome de mis penas.

Sin carreteras, sin recados, sin prisa, sin bastón para caminar, sin motivos, SIN GANAS.

Escuchando la romanza de Bimbi, un slowly de Annita, algún pacto de Fran.

Leyendo, leyendo y leyendo todo lo que cae en mis manos o en la pantalla. Repasando una y otra vez las noticias, atendiendo a los comentarios nuevos de los foros de política.


Con la radio encendida y la tele sin sonido. Un teléfono desconectado y el otro en silencio.
Aquí. TRANQUILA.

Lamentándome una y otra vez sin llegar a conclusiones que alivien mi cuerpo o mi alma o los dos a la vez (que sería lo ideal).


Pero mi pequeño ayer tarde tuvo dentista. Esta mañana temprano le pregunté si le dolía y me dijo que sí, "Bastante, mamá, pero no me quejo, poLque aunque me queje no se me va a pasaL. Cuando esté jugando con mis amigos se me olvidará un poco que me duele".


La mejor reflexión que me dan en estos días sale de un niño de 5 años.

Entiendo gracias a él que, o voy como mínimo a media máquina, o volveré a quedarme aparcada en el camino. Y no sé si todas mis grúas estarán dispuestas a recoger una vez más un auto apagado sin combustible.

Sabio Antonciño. Gracias, meu amor.


13 comentarios:

Bimbi romancero dijo...

Tu hijo ss sabio...pero tiene una mamá más sabia aún...Arriba ese ánimo y a sacar fuerzas de donde no las hay.Queremos a esa nena buena luchadora y guerrera bien en forma.
Besos

SantaMinia dijo...

Bos día Marieta e Antón.
Está moi claro de quen é fillo ese pequeno,saca forzas pra sair adiante coma fixeches ata agora e toma en conta esas deduccións de caixón de mesilla de noite nos que os "maiores" nin sequera reparamos en ter en conta.Debe ser verdade esas cousas que din que os cativos e mailos bébedos son os que din a verdade sempre,pois ten moita sabiduría nunha afirmación tan básica dun cativo que xa vai para seis aniños.
Unha aperta moi forte

joselop44 dijo...

Es que los niños, con su modo simple de ver las cosas, no se complican con tantos entresijos mentales como nosotros.
Un abrazo

Moni dijo...

Pues procura que no qued en saco roto y haz un esfuercillo...Que ya casi es Primavera!!!! Anda rubia... ánimo...Muchos besiños....Y pronto te daré un abrazo!!!!

Mayte dijo...

A veces me dejo caer en ese abismo de la dejadez, el pesimismo y la "autopena". Suele ser cuando estoy agotada fisicamente,me cuesta abrir los ojos para ver el sol, entonces los cierro y solo veo oscuridad, mis 72 horas de trabajo semanales, la estupidez de alguna compañera, la prepotencia de alguien cercano...vamos, que como dice mi hija que ya no es tan peque "mama, hoy no te aguantas ni tu misma"
Seguimos navegando, a media vela. Ya vendran tiempos mejores. Quizá sea todo cuestión hormonal....

Titajú dijo...

Venga, que ya queda menos.
Tu hijo ha aprendido en cinco años lo que otros no aprenden en ochenta.
La fuerza de voluntad tiene nombre, fuerza de voluntad, ¿para qué buscarle otro?

Cris Sevilla dijo...

Madre mía, que sabios son los niños y cuanto tenemos que aprender los adultos de ellos...

Yo te entiendo perfectamente, hay días que me quedaría en cama descansando mis doloridos huesos, lamentándome pq la quimio me dejó medio sorda de un oído o pq perdí la sensibilidad de manos y pies, días como el de hoy en el que me dieron una de cal y otra de arena, mi tumor sigue desaparecido en combate, pero los daños colaterales parece que me acompañaran de por vida...

Días así son difíciles de aceptar, pero, gracias a Dios, tengo 3 peques, alguno ya no tan peque, que me "obligan" a olvidarme de todo, a coger aire y a lanzarme a la vida normal, o a lo que ahora le puedo llamar vida normal...

Mil besos guapa!

Alís dijo...

¡Cuántas lecciones nos dan los niños!
Marieta, ánimo.
Un fuerte abrazo

Titajú dijo...

Te he llamado un par de veces y no lo coges. ¿Ande andas, reina mora?

Beth dijo...

Espero que saques la fuerza de donde venga, lo bueno es cogerla a tiempo. Y por esa sonrisa merece la pena.

Jo dijo...

los niños a veces son los mejores maestros... y no necesitan tanta palabrería rebuscada

abrazo!

alma máter dijo...

Nena.. te mando una grua, un trailer y lo que haga falta, pero PA'RRIBAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!
Haz caso a tu hijo... Menuda lección que nos ha dado a todos!!! y es que es verdad.. aunque sea dificil hacerlo.

Un besote fuerte!!!

Virtu dijo...

La sabiduría está en la inocencia, cuando se pierde la segunda, se olvida la primera....

Pequeños sabios, grandes palabras. Muy buenas actitudes.

Bicos mil